Windows Live Messenger + Facebook

SEGUIDORES DE GOOGLE

MIS AMADOS SEGUIDORES

lunes, 22 de agosto de 2016

LIBRO DE URANTIA-3. LA ANUNCIACIÓN DE GABRIEL A MARÍA-4. EL SUEÑO DE JOSÉ-5. LOS PADRES TERRENALES DE JESÚS

 

 

 

3. LA ANUNCIACIÓN DE GABRIEL A MARÍA

     Cierta tarde al ponerse el sol, antes de que José hubiera regresado al hogar, Gabriel apareció ante María junto a una mesa baja de piedra y, una vez que ella recobró su compostura, díjole: «Vengo a instancias de mi Maestro, a quien tu amarás y nutrirás. A ti María, te traigo gratas nuevas al anunciarte que la concepción dentro de ti es mandato del cielo, y en el momento propicio serás la madre de un hijo; lo llamarás Josué, y él inaugurará el reino del cielo en la tierra y entre los hombres. No menciones esto a nadie excepto a José y a Elizabeth, tu parienta, ante quien también he aparecido, y quien pronto dará a luz un hijo cuyo nombre será Juan, y quien preparará el camino para el mensaje de liberación que tu hijo sabrá proclamar con gran fuerza y profunda convicción a todos los hombres. Y no dudéis de mi palabra María, pues éste es el hogar que se escogió como morada mortal del hijo de destino. Mi bendición te acompaña, el poder de los Altísimos te fortalecerá y el Señor de toda la tierra te cobijará.
     Durante muchas semanas María guardó el secreto en su corazón, reflexionando a solas sobre esta visitación; hasta que estuvo segura de que estaba encinta. Sólo

Página 1347

entonces se atrevió a revelar estos acontecimientos inusitados a su marido. Al escuchar José este relato, aunque confiaba plenamente en María, quedó muy preocupado y perdió el sueño durante muchas noches. Primero dudaba la visitación de Gabriel. Eventualmente, cuando se persuadió casi totalmente de que María había realmente oído la voz y contemplado la forma del mensajero divino, su mente se vio convulsionada al reflexionar sobre cómo podían ocurrir tales cosas. ¿Cómo era posible que un hijo de seres humanos fuera un hijo de destino divino? José no podía reconciliar estas ideas contradictorias hasta que, después de varias semanas de reflexión, tanto él como María llegaron a la conclusión de que habían sido elegidos como padres del Mesías, aunque el concepto judío no presuponía que el liberador esperado fuera de naturaleza divina. Al llegar a esta conclusión importantísima, María se apresuró a ir a visitar a Elizabeth.
     En el viaje de vuelta, María visitó a sus padres, Joaquín y Ana. Sus dos hermanos, sus dos hermanas y sus padres consideraban con escepticismo la misión divina de Jesús, aunque por supuesto en ese entonces nada sabían de la visitación de Gabriel. Pero María sí le confió a su hermana Salomé que creía que su hijo estaba destinado a ser un gran maestro.
     La anunciación de Gabriel a María ocurrió al día siguiente de la concepción de Jesús y constituyó el único acontecimiento de naturaleza supernatural del embarazo y alumbramiento del hijo prometido.

4. EL SUEÑO DE JOSÉ

     José no llegaba a aceptar la idea de que María daría a luz un hijo extraordinario, hasta él cierta noche experimentó un sueño muy impresionante. En el sueño se le apareció un resplandeciente mensajero celestial que le dijo entre otras cosas: «José, por mandato de Aquel que reina en las alturas, aparezco ante ti para hablarte del hijo que aguarda María, y quien llegará a ser una gran luz en el mundo. En él habrá vida y su vida será la luz de la humanidad. Primero vendrá a tu pueblo, pero ellos casi no lo recibirán; pero a todos cuantos sepan recibirlo, a todos ellos revelará que son hijos de Dios». Después de esta experiencia José no volvió a dudar jamás del relato de María sobre la visitación de Gabriel ni de que su futuro hijo estaba destinado a ser un mensajero de Dios para el mundo.
     En todas estas visitaciones no hubo mención alguna de la casa de David. Nada se dijo que indicara que Jesús estaba destinado a ser el «liberador de los judíos», ni tampoco que sería el ansiado Mesías. Jesús no era el Mesías como lo habían anticipado los judíos, sino el libertador del mundo. Su misión era para con todas las razas y los pueblos, no para un solo grupo.
     José no provenía del linaje del rey David. María tenía más descendencia davídica que José. Es verdad que José tuvo que ir a Belén, la ciudad de David, para registrarse en el censo romano, pero eso se debía al hecho de que, seis generaciones antes, el antepasado paterno de esa generación de José, siendo un huérfano, había sido adoptado por Sadoc, un descendiente directo de David; de allí que José también fuera considerado como formando parte de la «casa de David».
     Se intentó atribuir a Jesús muchas de las así llamadas profecías mesiánicas del Antiguo Testamento, mucho tiempo después de su vida mortal en la tierra. Durante siglos los profetas hebreos habían proclamado la llegada de un liberador, y esas promesas se habían interpretado por generaciones sucesivas como refiriéndose a un nuevo gobernante judío que ocuparía el trono de David, y que usando los

Página 1348

mismos métodos milagrosos de Moisés establecería a los judíos en Palestina como una nación poderosa, libre de toda dominación extranjera. También, muchos pasajes figurados encontrados en las escrituras hebreas posteriormente se aplicaron erróneamente a la misión de la vida de Jesús. Las escrituras del Antiguo Testamento fueron en varios casos modificadas y distorsionadas para aparecer que se conformaban con uno u otro episodio de la vida terrestre del Maestro. Jesús mismo negó cierta vez públicamente toda conexión con la casa real de David. Aun el pasaje que decía «una joven dará a luz un hijo», se cambió a «una virgen dará a luz un hijo». Lo mismo ocurrió con los muchos escritos que se refieren al árbol genealógico de José y María, originados después de la carrera terrestre de Micael. Muchos de estas cepas contienen bastante del linaje del Maestro, pero en general no son genuinos y no es posible confiar en ellos como ciertos. Los primeros discípulos de Jesús sucumbieron más de una vez a la tentación de modificar las antiguas profecías para conformarlas con la vida de su Señor y Maestro.

5. LOS PADRES TERRENALES DE JESÚS

     José era hombre de temperamento dulce, extremadamente escrupuloso, y en todos los aspectos fiel a las convenciones y prácticas religiosas de su pueblo. Hablaba poco pero pensaba mucho. La dura condición del pueblo judío apenaba a José. En su juventud, conviviendo con sus ocho hermanos y hermanas, había sido de carácter más alegre, pero durante los primeros años de su vida matrimonial (durante la niñez de Jesús) sufrió períodos de leve desaliento espiritual. Estas manifestaciones temperamentales se habían mejorado considerablemente poco antes de su muerte prematura; y después de que la situación económica de su familia había mejorado por su progreso de carpintero a próspero contratista.
     El temperamento de María era casi opuesto al de su marido. Usualmente alegre, siempre de buen talante y dispuesta, raramente se dejaba dominar por la depresión. María expresaba libre y frecuentemente sus sentimientos emocionales y no se la vio nunca triste hasta después de la muerte súbita de José. Apenas si se había recuperado de este golpe cuando hubo de enfrentar las ansiedades y dudas que surgían de la extraordinaria carrera de su hijo mayor, quien tan rápidamente se estaba desarrollando ante sus ojos asombrados. Pero durante toda esta experiencia inusitada, María se mantuvo serena y animosamente demostró buen tino en sus relaciones con su hijo mayor, que era extraño y difícil de comprender, así como también con sus hermanos y hermanas sobrevivientes.
     Jesús había heredado de su padre su dulzura extraordinaria y su maravillosa comprensión de la naturaleza humana; y de su madre sus grandes dones didácticos y su extraordinaria capacidad de indignación recta frente a las injusticias. Emotivamente Jesús reaccionaba a veces al medio ambiente de su vida adulta como su padre, mostrándose meditabundo y adorador y a veces parecía triste; pero más a menudo actuaba de la manera optimista y decidida de su madre. En general el temperamento de María trató de dominar la carrera del Hijo divino durante su crecimiento y sus pasos importantísimos hacia la edad adulta. En ciertos aspectos Jesús combinaba los rasgos de sus padres; en otros, los rasgos de uno de ellos predominaban sobre los del otro.
     De José derivó Jesús su conocimiento estricto sobre el uso de las ceremonias judías y su conocimiento poco común de las escrituras hebreas; de María derivó un punto de vista más amplio de la vida religiosa y un concepto más liberal de la libertad espiritual personal.

Página 1349

     Las familias de José y de María eran muy instruidas para su tiempo. José y María poseían instrucción muy por encima del promedio para su tiempo y posición social. Él era un pensador; ella sabía planear, era experta en adaptarse y práctica en la ejecución inmediata. José era trigueño de ojos negros; María, rubia oscura de ojos pardos.
     Si José hubiera vivido, sin lugar a dudas hubiera llegado a ser un firme creyente en la misión divina de su hijo mayor. María alternaba entre la fe y la duda, influída grandemente por las opiniones expresadas de sus otros hijos, de sus amigos y parientes, pero en último término su fe se veía constantemente fortalecida por el recuerdo de la aparición de Gabriel inmediatamente después de la concepción de su hijo.
     María era una tejedora experta y en casi todas las artes hogareñas, más hábil que el promedio de su época; era una excelente ama de casa. Tanto José como María eran buenos maestros, y se aseguraron de que sus hijos e hijas fueran bien instruídos en las enseñanzas de esos tiempos.
     Cuando José era joven, fue contratado por el padre de María, para construir una adición a la casa. Allí se conocieron José y María, cuando ésta le llevó una taza de agua para el almuerzo; allí comenzó la relación de esta pareja que estaba destinada a ser los padres de Jesús.
     José y María se casaron de acuerdo con las costumbres judías, en la casa de María en las afueras de Nazaret, cuando José contaba veintiún años de edad. Esta boda fue la culminación de un noviazgo normal de casi dos años. Poco tiempo después se mudaron a su nueva casa en Nazaret, que había sido construida por José con la ayuda de dos de sus hermanos. La casa estaba ubicada al pie de una elevación que dominaba un bello paisaje. La joven pareja se preparaba para recibir en esta casa, alistada con tanto amor, al hijo prometido, sin saber que este acontecimiento de gran importancia para un universo ocurriría lejos de su hogar, en Belén de Judea.
     La mayor parte de la familia de José se convirtieron en creyentes de las enseñanzas de Jesús, pero muy pocos de los parientes de María creyeron en él hasta después de su partida de este mundo. José se inclinaba más hacia el concepto espiritual del Mesías esperado, mientras que María y su familia, en particular su padre, mantenían la idea de un Mesías como el liberador temporal y gobernante político. Los antepasados de María se habían identificado notoriamente con las actividades de los Macabeos de ese entonces, de los tiempos recientes.
     José sostenía preceptos de la tendencia oriental o de Babilonia dentro de la religión judía; María por otra parte tenía una visión más liberal y amplia, occidental o helenística de la ley y de los profetas.

Libro de Urantia- DOCUMENTO 122 EL NACIMIENTO Y LA INFANCIA DE JESÚS

 

 

 

 

DOCUMENTO 122

EL NACIMIENTO Y LA INFANCIA DE JESÚS

SERÍA casi imposible explicar plenamente las muchas razones que llevaron a la selección de Palestina como el país del autootorgamiento de Micael y especialmente el por qué se escogió la familia de José y María como el marco inmediato para la aparición de este Hijo de Dios en Urantia.
     Después de estudiar un informe especial sobre el estado de los mundos segregados, preparado por los Melquisedek, con el asesoramiento de Gabriel, Micael finalmente seleccionó a Urantia como el planeta en donde ejecutaría su último autootorgamiento. Posteriormente a esta decision Gabriel visitó personalmente a Urantia y como resultado de su estudio de los grupos humanos y de realizar una encuesta sobre las características espirituales, intelectuales, raciales y geográficas del mundo y de sus gentes, decidió que los hebreos reunían aquellas relativas ventajas que justificaban la selección de esta raza como la raza del autootorgamiento. Cuando Micael aprobó esta decisión, Gabriel nombró y envió a Urantia la Comisión de Familia de los Doce —seleccionada entre las órdenes más altas de las personalidades del universo— con el encargo específico de investigar la vida familiar judía. Al finalizar esta comisión su tarea, Gabriel se encontraba en Urantia y recibió el informe nominando a tres posibles parejas, que en la opinión de la comisión, eran igualmente favorables como familias del autootorgamiento para la proyectada encarnación de Micael.
     De las tres parejas nominadas, Gabriel personalmente seleccionó entre ellas a José y María. Posteriormente compareció ante María, dándole la grata nueva de que ella había sido seleccionada para ser la madre terrenal del niño autootorgador.

1. JOSÉ Y MARÍA

     José, el padre humano de Jesús (Josué ben José) era un hebreo entre los hebreos, aunque llevara muchos rasgos raciales no judíos que habían sido agregados a su árbol genealógico de vez en cuando por las líneas femeninas de sus progenitores. Las raíces del padre de Jesús se remontaban a los días de Abraham, y por intermedio de ese venerable patriarca, a los sumerios y noditas y, a través de las tribus sureñas del antiguo hombre azul, hasta Andón y Fonta. David y Salomón no se encontraban en la línea directa de descendencia de José, ni tampoco se remontaba el origen de José directamente a Adán. Los antepasados inmediatos de José eran obreros: constructores, carpinteros, albañiles y herreros. José mismo era carpintero, y posteriormente contratista. Su familia pertenecía a una larga e ilustre nobleza de la gente común, apareciendo de cuando en cuando personalidades destacadas, cuya actuación se había distinguido durante la evolución de la religión en Urantia.

Página 1345

     María, la madre terrenal de Jesús, descendía de una larga línea de inimitables antepasados que comprendía muchas de las mujeres más notables de la historia racial de Urantia. Aunque María era una mujer promedio de su tiempo y generación, con un temperamento relativamente normal, contaba entre sus antepasados a mujeres muy bien conocidas tales como Annón, Támar, Ruth, Betsabé, Ansie, Cloa, Eva, Enta y Ratta. No había en aquel tiempo otra mujer judía con una genealogía más ilustre de progenitores comunes y corrientes, o una que se remontara a los más auspiciosos comienzos. Tanto los antepasados de María como los de José habían sido de temperamento fuerte pero común dando de vez en cuando numerosas personalidades destacadas en la marcha de la civilización y la evolución progresiva de la religión. Desde un punto de vista racial, no es plenamente apropiado considerar a María como judía. Era judía por cultura y creencias, pero en dote hereditaria era más bien una combinación de razas, a saber: siria, hitita, fenicia, griega y egipcia, o sea que su herencia racial era más heterogénea que la de José.
     De todas las parejas que vivían en Palestina en el tiempo del proyectado autootorgamiento de Micael, José y María poseían la combinación más ideal de vastos vínculos raciales y promedio elevado de dotes de personalidad. Era el plan de Micael aparecer en la tierra como un hombre común, para que las gentes comunes pudieran comprenderlo y recibirlo; por esto Gabriel seleccionó a personas tales como José y María para ser los padres de autootorgamiento.

2. GABRIEL SE APARECE ANTE ELIZABETH

     En verdad el trabajo de Jesús en Urantia fue comenzado por Juan Bautista. Zacarías, el padre de Juan, era un sacerdote judío, y su madre Elizabeth pertenecía a la rama más próspera del mismo amplio grupo familiar de María, la madre de Jesús. Zacarías y Elizabeth, aunque casados por muchos años, no tenían hijos.
     A fines del mes de junio del año 8 a. de J.C., unos tres meses después de los esponsales de José y María, Gabriel apareció al mediodía ante Elizabeth, tal como más tarde se presentaría ante María, y dijo Gabriel:
     «Mientras tu marido Zacarías oficia ante el altar en Jerusalén, y mientras el pueblo reunido ora por la llegada del liberador, yo, Gabriel, he venido para anunciarte que pronto tendrás un hijo, quien será el precursor del maestro divino, y que tú lo llamarás a tu hijo Juan. Crecerá dedicado al Señor tu Dios, y cuando llegue a la madurez, alegrará tu corazón porque llevará muchas almas a Dios, y también proclamará el advenimiento del sanador de almas de tu pueblo, y el libertador del espíritu de la humanidad entera. Tu parienta María será la madre de este hijo de promesa, y yo también me apareceré ante ella.»
     Esta visión muy aterrorizó a Elizabeth. Después de la partida de Gabriel, le dio vueltas y más vueltas a esta experiencia en su cabeza, reflexionando detenidamente sobre las palabras de este majestuoso visitante. Pero no mencionó nada a nadie, sino a su marido, hasta principios de febrero del año siguiente, fecha en que visitó a María.
     Elizabeth no reveló este secreto a su marido inmediatamente, sino tan sólo cinco meses más tarde. Cuando le contó la historia de la visita de Gabriel, Zacarías la consideró con escepticismo, dudando de toda la experiencia por varias semanas; solamente comenzó a medio creer, aunque sin demasiado entusiasmo, en la visita de Gabriel a su esposa cuando ya no pudo dudar de que ella estaba encinta.

Página 1346

Zacarías estaba grandemente perplejo y confundido por el embarazo de Elizabeth, aunque, a pesar de su propia edad avanzada, no dudaba de la virtud de su esposa. Unas seis semanas antes del nacimiento de Juan, Zacarías tuvo un sueño muy notable y entonces pudo convencerse de que Elizabeth daría a luz un hijo de destino, el que prepararía el camino para la llegada del Mesías.
     Gabriel hizo su aparición ante María a mediados de noviembre del año 8 a. de J.C., mientras ella estaba trabajando en su casa de Nazaret. Más adelante, cuando María supo sin lugar a dudas que iba a ser madre, persuadió a José que le permitiera viajar a la Ciudad de Judá, más de seis kilómetros en las colinas al oeste de Jerusalén, para visitar a Elizabeth. Gabriel había informado a cada una de estas futuras madres de su aparición ante la otra. Naturalmente deseaban encontrarse, comparar sus experiencias y hablar del futuro de sus hijos. María permaneció con ésta, su prima lejana por tres semanas. Mucho hizo Elizabeth para fortalecer la fe de María en la visión de Gabriel, de modo que ésta regresó al hogar más plenamente dedicada a su misión futura de madre del hijo de destino, a quien muy pronto daría a luz, presentándole al mundo un bebé indefenso, como cualquier otro, común y normal del reino.
     Juan nació en la Ciudad de Judá el 25 de marzo del año 7 a. de J.C. Zacarías y Elizabeth tuvieron un gran regocijo con la llegada del hijo tal como Gabriel había prometido. Al octavo día, cuando presentaron al niño para la circuncisión, lo llamaron formalmente Juan así como se les había mandado. Un sobrino de Zacarías ya había partido para Nazaret, para entregar a María el recado de Elizabeth, la buena nueva del nacimiento de un hijo cuyo nombre sería Juan.
     Los padres aleccionaron a Juan desde su más tierna infancia para que supiera que su destino consistía en ser un dirigente espiritual y un maestro religioso. Y el terreno de su corazón siempre respondió a la semilla de esta idea. Aun cuando niño, se le encontraba frecuentemente en el templo durante los oficios de su padre, y profundamente le impresionó la significación de todo lo que veía.

Si la luna es un satélite artificial, es decir, una "Nave extraterrestre"


Publicado: 19-ago el año 2016
El mundo es muy extraño y sorprendente de lo que suponemos, mis amigos. Soy un curioso que busca entender un poco de todo y estoy fascinado por las teorías que nos hacen ver la realidad de otra manera. Estoy interesado tanto en lo científico y más aceptada académicamente como el más oscuro y esquizofrénico. Y hoy les traigo al blog un segundo tipo.
Imagínese u encontrar que nuestra Luna no es un satélite natural. Fue construido y llevado de vuelta aquí para hacer un trabajo por el bien de los intereses de alguna misteriosa forma de vida inteligente. Por lo tanto actuar como una base para naves extraterrestres, algo así como la Estrella de la Muerte de la serie Star Wars, pero el trabajo también como una estrella cuyas propiedades gravitacionales están estrechamente ligados a la rotación de la tierra, el movimiento de las mareas y las estaciones cambian, sin fenómenos el que la vida en la tierra no sería posible. esta vida que se acaba de crear por seres que sigue basa en nuestra supuesta luna! Y casi nadie sabe que existe una élite global dominante que sabe muy bien que el secreto y colabora con estos extraterrestres permanecer en la ignorancia y esclavizado. Fascinante, ¿no? Sin embargo, a partir de aquí los niveles de conspiracionismo y la paranoia son muy altos, vamos a parar aquí. Nos limitaremos a los hechos que corroboran la teoría de que la Luna es un satélite artificial.
Vasin-Shcherbakov Teoría - En 1970 los científicos rusos Michael Vasin y Alexander Shcherbakov propuso una teoría según la cual señaló que debido a algunas características extrañas presentados por la Luna podría suponer que se trataba de una nave extraterrestre. Idea de que encaja con lo que el científico de la NASA propuesta Gordon McDonald en 1962. Para él, la baja densidad de la Luna respecto a la Tierra sólo puede explicarse si fuera hueca.

Edad - No hay datos, incluso dentro de la comunidad científica que apunta con toda seguridad la edad del satélite o su origen. Sin embargo, los antiguos científicos de investigación tienden a considerar engañosa, no se ajusta a los modelos científicos aceptados en la actualidad, como resultado tuvo una luna de la Tierra mayor y el sol.
El tamaño - Celebrado escritor de ciencia ficción Isaac Asimov, lo que refleja en el tamaño de la luna escribió "Ella no debería estar allí!" Nuestro sistema solar tiene más de 350 lunas. Todos, a excepción de los nuestros son mucho más pequeños que los planetas que órbita. Extrañamente, nuestra luna tiene 1/4 del tamaño de la Tierra. Debido al enorme tamaño de nuestra Luna algunos astrónomos más excéntricos y atrevidos afirman que la idea de que estamos en un sistema planetario binario con dos planetas que orbitan entre sí como en la actualidad ha sido aceptado como el estado del sistema de Plutón, que tamaño, curiosamente, es muy inferior a la de nuestra Luna.

Distancia y la posición - No es una coincidencia increíble lo que respecta a la distancia de la Luna desde el Sol y la Tierra. Tiene un diámetro 400 veces más pequeño que el sol y es exactamente 400 veces más cerca de la tierra, de modo que la vista de nuestro planeta tiene casi el mismo tamaño que el sol en el cielo. Hecho que permite el caso de que el eclipse solar total. A medida que la luna se ha colocado cuidadosamente en el lugar donde alguna inteligencia quería que fuera. Christopher Knight y Alan Bulter en su libro que construyó la Luna? decir: "La luna tiene una sincronicidad de miedo con el sol cuando el sol está en su posición más baja y mas débil en el medio del invierno, la luna está en su punto más alto y más brillantes, y lo contrario ocurre en el medio del verano .. los equinoccios, los dos pusieron el mismo punto en el horizonte y puntos opuestos en los solsticios. ¿cuáles son las posibilidades de la Luna, naturalmente, encuentran una órbita tan perfecto para tapar el sol durante un eclipse y buscar el mismo tamaño [el sol] cuando se ve desde tierra? ¿Cuáles son las posibilidades de que las alineaciones son tan perfectas en los equinoccios y los solsticios? " Además de esto, todavía tenemos el hecho de que a diferencia de todas las lunas del sistema solar que tiene una órbita elíptica, nuestra luna es el único que tiene una órbita circular casi perfecta.


Cráteres y superficie - En el planeta Tierra hay algunos cráteres causados ​​por la caída de meteoritos, y los cráteres por lo general tienen una profundidad considerable. Sin embargo, mirando a los cráteres de la luna, vemos que son muy poco profundas. Incluso en el cráter de 100 km de diámetro encontró poco profunda y muy cerca de la profundidad de los cráteres más pequeños. Como si la luna estuviera blindado, preparado para resistir los choques de meteoritos.
Otro factor que contribuye a esta tesis es la gran cantidad de titanio que se encuentra en la superficie, material que dificultó el trabajo de excavación de los astronautas cuando la Luna. El mismo tipo de titanio utilizado en los submarinos y aviones militares, es decir, el material perfecto para aquellos desea crear un vehículo blindado. Sorprendentemente la corteza del satélite también encontró uranio 236 y neptunio 237 que no existe de forma natural en la Tierra, y otros elementos pesados, que no se suelen encontrar en las superficies de las estrellas, pero en su interior. "Es mucho más fácil de explicar la ausencia de la luna, de su existencia." Bromas Dr. Robin Brett, geólogo de la NASA, en una frase famosa.

A Bell - La misión Apolo 12, en noviembre de 1969, los sismómetros instalados y tiró intencionalmente el módulo lunar en la luna, causando un impacto equivalente a una tonelada de TNT.

La onda de choque se hizo eco durante ocho minutos y científicos de la NASA, dijo que "la luna sonó como una campana". comportamiento característico de un metálicos y objeto hueco. "La luna no sólo sonaba como una campana, pero la luna entera se volvió tan precisa que era casi como si tuviera un amortiguador en ella" Ken Johnson (NASA). fenómenos muy extraños que llevaron el famoso astrónomo Carl Sagan decir "un satélite natural no puede ser hueca."

Ufología - Además de todo esto, no un par de fotos y videos que muestran la actividad OVNI en la Luna y junto a ella. Las imágenes de las estructuras, torres, pirámides e incluso un video donde los astronautas recorren supuestas ruinas encontradas en la Luna u puede encontrar en Internet, sin embargo, en este sentido no han visto nunca nada de lo que realmente se veía convincente. Y tenemos los lunares Fenómenos transitorios que son fleches luz y cambios de color observados por los astrónomos extraños en la superficie lunar durante siglos. Algunas teorías científicas han tratado de explicar el fenómeno, pero la comunidad OVNI prefieren creer que son aún más evidencia de la presencia extraterrestre en nuestro misterioso y enigmático vecino más cercano cósmica.

En resumen, la teoría es la siguiente. Más datos vc está buscando en la red. Creo que una teoría interesante, aunque difícil de aceptar. Yo también atraer a sus implicaciones filosóficas. Suponga que la luna es una base extraterrestre con una civilización que nos mira o incluso esclaviza, para los que no somos más que ganado, cara, pensamientos fantásticos que causa! Lo que es un tremendo impacto de este hecho haría en nuestros valores y nuestra visión del mundo! Me gusta perderse en ensoñaciones acerca de tales supuestos, por absurdo que se encuentren.
Otro mensaje por; OVNIS EN LÍNEA